Reflexión del Día – Qué es Dios?

Dios es la justicia que cada persona lleva dentro. El injusto, consciente o inconscientemente, está incapacitado de sentir a Dios. Sientes a Dios al decir la verdad a ti y a los demás.

Dios es todo aquello que por siempre ha sido real. Dios es la Naturaleza, con sus ríos, montañas y playas. También con sus terremotos, huracanes y enfermedades.

Dios es el destino, es la fortuna. Todo lo que acontece en tu vida, es guiado por él.

Dios es la máxima virtud, es sabiduría, es perfección. Es tu guía para sentir el cielo.

Dios es valentía. Dios se encuentra al otro lado del miedo. Cuando no permites que el miedo te paralice hacer lo que debes, estás con Dios. Dios es coraje.

Dios es responsabilidad. Es ese sentimiento de responsabilidad lo que hace que los sufrimientos se acepten voluntariamente. Los aceptas y los enfrentas porque tienes fe en un mañana mejor.

Dios es amor. Es el amor de un padre por sus hijos. Es el máximo sacrificio propio por el bienestar de otra persona. Es la actitud del soldado al dar su vida por un compañero.

Dios se encuentra a través del sacrificio. Cada sacrificio te acerca a Dios, te encamina a él. Los sacrificios son lo que le dan sentido a tu vida. Una vida sin sentido, está exenta de Dios. Está exenta de responsabilidades porque no importa lo que hagas.

Encuentra lo que le da sentido a tu vida a través de los debidos sacrificios. Sólo tú sabes lo que debes hacer. Lo que debes sacrificar. Lo encontrarás en tu interior, justo al lado de Dios. El sacrificio es lo que conecta el sentido de tu vida con Dios. Es lo que te permite estar en una alegría constante. Dios es esta alegría, la alegría que no depende de nada externo a ti.

Dios es justicia, naturaleza, destino, sabiduría, valentía, responsabilidad, amor, sacrificio y alegría.

Cómo Proust Puede Cambiar tu Vida – por Alain de Botton


rsz_51in

Título original: How Proust Can Change Your Life. Alain de Botton es un gran filósofo de la actualidad. En este libro presenta la vida del novelista francés Marcel Proust, y cómo podemos obtener beneficios en nuestras vidas de acuerdo con los escritos de Proust. Habla del amor propio, del mejoramiento personal, lo valioso del tiempo, las emociones, ser buen amigo, y la felicidad en el amor.

Idioma versión: Inglés
Fecha leído: Julio 2017
Recomendación: 8.5/10
Mira mi lista de libros

Mis notas

  • Ajusta tus prioridades antes de que sea demasiado tarde. Deja de perder tu tiempo, y aprende a apreciar tu vida.
  • Cuando dos personas se separan, aquella que no está enamorada es quien hace los discursos tiernos.
  • Realmente no aprendes nada apropiadamente hasta que no existe un problema, hasta que tienes un dolor, o hasta que algo ocurre de forma inesperada.
  • Sufres, por lo tanto piensas, y lo haces porque el pensamiento te ayuda a situar el dolor en su contexto, te ayuda a entender sus orígenes, trazar sus dimensiones y reconciliarte con su presencia.
  • Nadie puede enseñarte sabiduría, tienes que descubrirla por ti mismo en un viaje que nadie puede tomar por ti, un esfuerzo en el que nadie te puede ayudar. Esto mismo nos dice Siddhartha. El conocimiento debemos aplicarlo para obtener sabiduría.
  • Marcel Proust dijo: “La felicidad es buena para el cuerpo, pero es el dolor el que desarrolla la fortaleza mental.”
  • Todo el arte de vivir es para hacer uso de los individuos a través de quienes sufres.
  • Los dolores, en el momento en que cambian a ideas, pierden parte de su poder para dañar tu corazón.
  • Reconoce que tu mejor oportunidad de satisfacción radica en recoger la sabiduría que se te ofrece en forma codificada a través de tus resfriados, alergias, indiscreciones sociales y traiciones emocionales, y para evitar la ingratitud de quienes culpan a los guisantes, los agujeros, el tiempo y el clima.
  • Para ser un buen amigo, como lo fue Marcel Proust, debes:
    1. Ser generoso.
    2. Ser sencillo.
    3. Hablar menos de ti mismo.
    4. Ser curioso.
    5. Recordar fechas importantes.
    6. Ser modesto.
    7. Ser buen conversador.
  • No seas absoluto en tus declaraciones. Utiliza frecuentemente palabras como “quizás”, “tal vez”, o “¿no te parece?” Esto ofrece a los demás ver tus opiniones como posibilidades, no como declaraciones irrefutables.
  • Marcel Proust dijo: “No hay falsa amabilidad con los libros. Si pasamos la noche con estos amigos, es porque realmente queremos.”
  • Evita hablar mucho de ti. No tengas ningún resentimiento acerca de hacer más preguntas de las que respondes. Mira la amistad como un lugar donde puedes aprender, no es para dar clases a los demás.
  • Tus insatisfacciones pueden ser el resultado de no mirar adecuadamente tu vida, en lugar del resultado de algo inherentemente deficiente sobre ella. Aprende a apreciar lo que tienes.
  • Aprende a abrir tus ojos y mirar lo que realmente es importante. Tu concepto de belleza debe incluir cosas comunes, como un pedazo de pan en la mesa, una flor, o un insecto. Modera tus expectativas respecto a todo: una obra de arte, una persona famosa, una comida exótica. Evita fijarte en faltas de ortografía o falta de conocimientos en una materia, cuando te juntes con personas menos educadas. Recuerda que todos tienen algo qué enseñarte, solo tienes que saber mirar.
  • La carencia nos lleva rápidamente a un proceso de apreciación, lo que no quiere decir que debemos tener carencias para apreciar las cosas, sino que debemos aprender una lección de lo que naturalmente hacemos cuando nos falta algo y aplicarlo a las condiciones donde no lo hacemos. Practicar la pobreza para endurecernos es una práctica común de Séneca. Al ayunar, por ejemplo, apreciarás más tus alimentos cuando vuelvas a comer. Esto lo podemos aplicar a cualquier actividad en la vida.
  • Cuando se te presenta cualquier obstáculo en el camino de poseer algo… La pobreza, es más generosa que la opulencia, da a las personas mucho más que las cosas que no pueden permitirse comprar: el deseo de esas cosas, lo que crea un conocimiento genuino, detallado y profundo de ellas. Sueñas con eso y lo disfrutas sin tenerlo.
  • La posesión imaginativa es la respuesta natural cuando el contacto físico es negado. La posesión física es tan fácil para las personas con capacidad económica, que los distrae pensando que ya obtuvieron todo. Así no disfrutan de la posesión imaginativa, la cual es la única forma real de posesión.
  • En una relación, si tienes miedo de perder a la otra persona, olvidas a todas los demás personas. Pero, si estás seguro de conservarla, la comparas con aquellas otras personas a quienes prefieres.
  • La lectura está en el umbral de la vida espiritual; Puede introducirte en él: no lo constituye. Esto se refiere a que los libros pueden abrirte muchas puertas del conocimiento, pero somos nosotros quienes debemos entrar y obtener la sabiduría al practicar dichos conocimientos.
© 2017, Erwin Pérez

La Alegría de Vivir – por Yongey Mingur Rinpoche

El título original del libro es The Joy of Living. En la primera parte, el autor te presenta una mezcla entre Budismo Tibetano y la ciencia Occidental actual acerca de cómo trabaja el cerebro. En la segunda y tercera parte, te enseña técnicas de meditación y sus beneficios, respectivamente. El objetivo del libro es enseñarte a cómo lidiar con el día a día, y ser felices. Ideal para personas que nunca han meditado y desean adquirir el hábito. En mi caso, que he meditado por algo más de un año, me ayudó a entender el por qué de cierto tipo de meditaciones.

Idioma original: Inglés
Fecha leído: Mayo 2017
Recomendación: 9.5/10
Mira mi lista de libros

Mis notas

Cada palabra amable, cada sonrisa que ofreces a alguien que pudiera tener un mal día, se devuelve a tí en formas que nunca habías esperado.

La mente, en esencia, es el aspecto más importante de todas las criaturas que comparten el atributo de ser sensible. Hasta una lombriz de tierra tiene una mente. Claro, no es tan sofisticada como la mente humana; pero puede haber alguna virtud en la simplicidad. Nunca he oído de una lombriz de tierra que se quedó despierta toda la noche preocupada acerca del mercado de valores.

En términos neurocientíficos, la capacidad de reemplazar viejas conexiones neuronales por nuevas es referido como plasticidad neuronal. El término Tibetano para esta capacidad es le-su-rung-wa, que puede ser traducido como flexibilidad. Puedes usar cualquiera de los términos y sonar muy inteligente. Pero el punto es que en un nivel estrictamente celular, experiencias repetidas pueden cambiar la forma en la que trabaja el cerebro. Este es el por qué detrás del cómo de las enseñanzas Budistas que tratan de eliminar los hábitos mentales que conducen a la infelicidad.

Lo que pensamos como nuestra identidad, “mi mente”, “mi cuerpo”, “mi yo”, es en realidad una ilusión generada por el flujo incesante de pensamientos, emociones, sensaciones y percepciones.

Si observas todos tus pensamientos, sentimientos y sensaciones que pasan por tu mente, la ilusión de un ser limitado se disolverá, para ser reemplazada por un sentido de conciencia mucho más tranquilo, espacioso y sereno.

Simplemente al mirar lo que ocurre en tu mente incluso puede cambiar lo que pasa allí.

La confusión, me enseñaron, es el comienzo de la comprensión, la primera etapa de dejar ir los chismes neuronales que solían mantenerte encadenado a ideas muy específicas sobre quién eres y de lo que eres capaz. La confusión, en otras palabras, es el primer paso en el camino hacia el bienestar real.

Mientras no reconozcamos nuestra verdadera naturaleza, sufrimos. Cuando reconocemos nuestra naturaleza, nos libramos del sufrimiento.

Sin importar lo absorbente que sea la vida diaria, no importa lo grandioso que pueda temporalmente sentirse enamorado, recibir elogios o conseguir el trabajo “perfecto”, el anhelo de un estado de felicidad completa e ininterrumpida nos atrae.

Un pensamiento o un sentimiento no puede, en sí mismo, ser descrito como positivo o negativo excepto a través de la comparación con otros pensamientos. Sin este tipo de comparación, un pensamiento, un sentimiento, o una percepción es solo lo que es.

Las Cuatro Verdades Nobles de las enseñanzas de Buda, pueden ser resumidas como:

  1. Una vida ordinaria es condicionada por el sufrimiento.
  2. El sufrimiento es el resultado de causas.
  3. Las causas del sufrimiento pueden ser extinguidas.
  4. Hay un camino simple a través del cual las causas del sufrimiento pueden ser extinguidas.

El pasado es sólo un recuerdo, un pensamiento que pasa por la mente. El pasado, en otras palabras, no es más que una idea. El futuro también es sólo una idea, un pensamiento que pasa por tu mente. Entonces, ¿qué te queda como experiencia real? El presente.

La mente es la fuente de toda experiencia, y al cambiar la dirección de la mente, podemos cambiar la calidad de todo lo que experimentamos.

Para los budistas, la compasión no significa simplemente sentir lástima por otras personas. El término tibetano nying-jay, implica una expansión directa del corazón. Probablemente la traducción más cercana de nying-jay es amor, pero un tipo de amor sin apego o cualquier expectativa de obtener algo a cambio. La compasión, en términos tibetanos, es un sentimiento espontáneo de conexión con todos los seres vivos. Lo que sientes, lo siento; Lo que siento, lo sientes. No hay diferencia entre nosotros.

Cuanto más nos dejamos guiar por la compasión -detenernos por un momento y tratar de ver de dónde proviene la otra persona- menos probabilidades tenemos de entrar en conflicto.

Nirvana es la adopción de una perspectiva amplia que admite todas las experiencias, placenteras o dolorosas, como aspectos de la conciencia.

El término samsara se refiere al círculo de infelicidad, el hábito de correr en círculos, persiguiendo las mismas experiencias una y otra vez, cada vez esperando un resultado diferente.

Si de verdad quieres descubrir una sensación duradera de paz y alegría, necesitas aprender a descansar tu mente.

La sabiduría es inútil sin un medio práctico de aplicarla.

Pensar es la actividad natural de la mente. La meditación no consiste en detener tus pensamientos. La meditación es simplemente un proceso de reposo de la mente en su estado natural, que está abierto y naturalmente consciente de pensamientos, emociones y sensaciones a medida que ocurren.

Simplemente cambiando tu perspectiva, no sólo puedes alterar tu propia experiencia, también puedes cambiar el mundo.

Cuando alguien te diga o haga algo que te moleste, pregúntate si lo que esa persona dijo o hizo fue realmente motivado por un deseo de hacerte daño, o si él o ella estaba tratando de aliviar su propio dolor o miedo.

No hay mayor inspiración, no hay mayor coraje, que la intención de llevar a todos los seres a la perfecta libertad y el completo bienestar de reconocer su verdadera naturaleza. Si usted logra esta intención no es lo importante. La intención por sí sola tiene tal poder que mientras trabajas con ella, tu mente se hará más fuerte; tus aflicciones mentales disminuirán; llegarás a ser más hábil para ayudar a otros seres; y al hacerlo, crearás las causas y condiciones para tu propio bienestar.

Las condiciones siempre están cambiando, y la paz real radica en la capacidad de adaptarse a los cambios.

Deja que tu propia experiencia te sirva de guía e inspiración. Déjate disfrutar de la vista mientras viaja por el camino. La vista es tu propia mente, y debido a que tu mente ya está iluminada, si aprovechas la oportunidad para descansar un rato a lo largo del viaje, eventualmente te darás cuenta de que el lugar al que quieres llegar es el lugar que ya estás.

No importa cuál sea tu posición en la vida -ya sea un taxista, un político poderoso o un ejecutivo corporativo de alto nivel- tus posibilidades de felicidad aumentan enormemente al tratar a los demás como un amigo, alguien que tiene las mismas esperanzas y miedos que tú.

Sólo a través de descansar la mente en su conciencia natural podemos comenzar a reconocer que no somos nuestros pensamientos, no nuestros sentimientos, y no nuestras percepciones. Pensamientos, sentimientos y percepciones son funciones del cuerpo. Y todo lo que he aprendido como budista y todo lo que he aprendido sobre la ciencia moderna me dice que los seres humanos son algo más que sus cuerpos.

Evita a los maestros que hablan de sus propios logros, porque esa clase de charla o jactancia es una señal segura de que no han logrado en absoluto la realización. Los maestros que han tenido alguna experiencia nunca hablan de sus propios logros, sino que tienden, en cambio, a hablar sobre las cualidades de sus propios maestros.

En última instancia, la felicidad se reduce a elegir entre la incomodidad de tomar conciencia de sus aflicciones mentales y la incomodidad de ser gobernado por ellas.

Cuando miras tu propia mente, todas las diferencias imaginarias entre tú y los demás se disuelven automáticamente y la oración antigua de los Cuatro Inconmensurables se vuelve tan natural y persistente como el latido de tu propio corazón:

  • Que todos los seres sintientes tengan felicidad y las causas de la felicidad.
  • Que todos los seres sintientes están libres del sufrimiento y las causas del sufrimiento.
  • Que todos los seres sintientes puedan tener alegría y las causas de la alegría.
  • Que todos los seres sintientes permanezcan en gran ecuanimidad, libres de apego y aversión.
© 2017, Erwin Pérez