The Inner Citadel – por Pierre Hadot

Luego de analizar por varias décadas la vida y obra de Marco Aurelio, el autor nos presenta este libro como resultado. Para mi, es una joya que me permitió entender a profundidad el Estoicismo. Clarificó muchas ideas que ahora les encuentro sentido. Hizo que entrara de lleno al estudio del Estoicismo. Por su naturaleza pragmática, el libro puede ser de ayuda a todo lector.

Idioma versión: Inglés

Fecha leído: Noviembre 2017
Recomendación: 10/10
Mira mi lista de libros

Mis notas

  • Fronto a Marco Aurelio: “La filosofía le dará la sustancia a tu discurso, la retórica su forma.”
  • La filosofía consiste en la forma en que vives tu día a día. Ser un filósofo no es recibir una educación filosófica teórica, o ser un profesor de filosofía. En cambio, es profesar, como resultado de una conversión que causa un cambio radical en el estilo de vida, una forma de vida diferente a la de los demás.
  • La filosofía no consiste en dormir en el piso o en escribir diálogos, sino en rectificar su propio carácter. Esta reside en la simplicidad.
  • Marco Aurelio: “Aprender es algo bueno, incluso para un anciano.”
  • El hombre bueno, tratará en lo posible, de actuar con justicia en el servicio de los demás, de aceptar con serenidad esos eventos que no dependen de él, y de pensar con rectitud y veracidad.
  • La meta suprema de la vida: “vivir en una disposición de indiferencia respecto a las cosas indiferentes.” Aristo de Chios. ¿Qué es indiferente? Lo externo a ti. Pero hay dos tipos de cosas indiferentes: las preferidas y las no preferidas. Las preferidas son la buena salud, seguridad, riqueza. Las no preferidas son la enfermedad, inseguridad, pobreza.
  • Séneca: “Sólo las cosas moralmente correctas son en todo lugar y por siempre placenteras.”
  • Zeno: “Vive de manera coherente, vive de acuerdo con una regla de vida la cual es una y armoniosa, aquellos que viven en incoherencia son infelices.” Persigue vivir de acuerdo a tu regla con todo tu ser.
  • El filósofo es aquel que ama y aspira tener sabiduría, precisamente porque sabe que carece de ella.
  • Los Estoicos creen en la posibilidad del progreso espiritual, por esto urgen a las personas a que se entrenen para lograr sabiduría.
  • Al entrenarse para lograr sabiduría, a través del Estoicismo, no buscamos perfección, hay muchas cosas impredecibles y de simple probabilidad. Solo el Sabio posee perfección.
  • Lo que importa no son los resultados o la eficiencia, sino la intención de hacer el bien. Lo que importa es actuar debido a un solo motivo: el del bien moral, sin ninguna otra consideración de interés o placer. Este es el único valor, y el único que necesitamos.
  • Las tres actividades del alma:
    1. El deseo de acumular lo que es bueno.
    2. El impulso de actuar.
    3. El juicio respecto al valor de las cosas.

    Estas son las únicas cosas que dependen en su totalidad de cada persona.

  • La mente al recibir las imágenes que vienen de las sensaciones corporales, desarrolla un discurso interno, y esto es lo que constituye el juicio. La mente se dice a sí misma lo que es un objeto o evento dad. Aquí tenemos el punto central de todo el Estoicismo: el discurso interno o juicio expresado sobre el tema de las representaciones. Como Epicteto y Marco Aurelio no se cansaron de decir, “todo es cuestión de juicio.” No son las cosas por sí mismas las que nos crean problemas, sino nuestras representaciones de esas cosas, las ideas que formamos de ellas, y el discurso interno que formulamos acerca de ellas. Los deseos e impulsos para actuar son los resultados necesarios de este discurso interno: si deseamos algo, es porque nos dijimos que la cosa en cuestión es buena; asimismo, si queremos hacer algo, es porque nos dijimos que era algo bueno.
  • Todo llega a ti y lo juzgas. Creas tu opinión acerca de ello, cuando deseas algo o hacer algo, es porque la opinión que formaste te dijo que eso es bueno. Recuerda que puedes controlar eso. No agregues nada a lo que ocurre. Solo acepta las representaciones u opiniones cuando son adecuadas a la realidad. Esto aplica primero cuando te hables a ti mismo y segundo cuando hables con los demás. No digas nada de más. Lo bueno y lo malo se encuentra en tus virtudes o vicios, dependen de tu voluntad.
  • Principio fundamental del Estoicismo: la felicidad solo es encontrada en el bien moral o virtud; la desgracia solo es encontrada en el mal moral o vicio.
  • Los humanos son infelices cuando desean cosas que ellos consideran buenas, pero las cuales ellos o pueden fallar en conseguirlas o pueden perderlas; también al tratar de evadir cosas que ellos consideran como malas, pero las cuales son frecuentemente inevitables. La razón es que estos aparentes bienes y males, como la riqueza, la salud, la pobreza y la enfermedad, no dependen totalmente de cada persona. Así, la disciplina del deseo consiste en gradualmente ir renunciando a estos deseos y rechazos, para que finalmente solo desees las cosas que dependen de ti, en otras palabras, el bien moral, y solo rechaces las cosas que dependen de ti, el mal moral. Aquello que no depende de ti es indiferente, lo que significa que no debes tener ningún orden preferencial respecto a ellas, sino aceptarlas porque son el resultado de la voluntad de Dios o el Destino.
    Renuncia a desear o rechazar lo externo a ti. Solo desea las virtudes y rechaza los vicios. Ambas cosas dependen de ti. Para todo lo demás, Amor Fati. Recuerda que hay preferidos indiferentes, como la salud, riqueza, seguridad; y no-preferidos indiferentes como la enfermedad, pobreza e inseguridad.
  • Los dogmas o reglas fundamentales tienen el riesgo de morir, si no las practicas constantemente, para así tenerlas presentes. Es importante repetir diariamente los ejercicios estoicos, con los cuales recordarás los principios fundamentales para mejorar tu carácter, mejorar tu vida.
    Sé prudente, veraz, ten inteligencia emocional y sabiduría; sé justo, ama la humanidad; Sé moderado, disciplinado, autocontrolado, moderado, ten abstinencia total de lo que te hace daño, ten templanza; ten coraje, valentía, resistencia, persistencia y fortaleza; sé honrado y humilde; ten empatía y compasión; di y haz solo lo necesario, no desperdicies tu tiempo; acepta tu destino con amor, amor fati; ayuda a los demás sin esperar nada a cambio, sé altruista y agradecido; recuerda que eres tu capacidad de razonamiento y elección; recuerda que tus únicas posesiones están dentro de ti; sé objetivo; recuerda lo pequeño y corto de tiempo que son los eventos humanos respecto al tamaño y tiempo del Universo; recuerda que todo tiene un final; internaliza tus metas; lo bueno y lo malo se encuentra en tus virtudes o vicios.
  • Repetir los dogmas para uno mismo, o escribirlos para uno mismo, es vivir un retiro espiritual. No en los campos, playas o montañas, pero dentro de uno mismo. Allí es donde uno encuentra las fórmulas que nos pueden renovar. Permite que sean concisos y esenciales.
    El verdadero retiro espiritual ocurre dentro de ti mismo. Cada día recuerda los dogmas estoicos y se grabarán en tu ser. Actuarás de forma inconsciente como un Estoico, como un virtuoso.
  • Las tres disciplinas:
    1. Disciplina del Consentimiento: objetividad. Juicio claro en todo momento. Analiza todas las representaciones que te llegan. Ponlas a prueba.
    2. Disciplina del Deseo: Amor Fati. Autocontrol. Disciplina. Desea lo que ocurre, rechaza lo que no ocurre. Desea y rechaza solo lo que controlas, tus virtudes y vicios.
    3. Disciplina de la Acción: Justicia. Ama la humanidad. Trabaja por el bien común.
  • Vivir una vida filosófica Estoica esencialmente consiste en dominar tu propio discurso interno. Todo en la vida de alguien depende en cómo se representa las cosas a sí mismo. Pon atención a tu discurso interno, tu calidad de vida depende de ello.
  • El verdadero filósofo es aquel que está consciente de que aún no ha alcanzado sabiduría. Marco Aurelio escribía en su diario como una técnica para influenciar a sí mismo, y transformar su discurso interno al meditar en las reglas de vida Estoica. Al escribir sobre Estoicismo, sobre las virtudes, vas cambiando tu manera de pensar, vas mejorando tu carácter. Es un proceso sin fin, con el cual vas creciendo. Como un filósofo, entiende que siempre hay espacio para mejorar.
  • Actúa de acuerdo con tu naturaleza racional. Las acciones que realizas también tienen un efecto en aquellas cosas que solo controlas parcialmente, en las que puedes influenciar pero no del todo, como es el caso de las acciones de los demás, la fama, la salud, la política. Estas deben ser consideradas como pertenecientes a nuestro instinto natural de auto-preservación. Todas esas acciones encaminadas a lograr una de estas cosas que no controlas del todo, deben estar guiadas por tu intención de ponerte al servicio de la humanidad, de actuar con justicia.
  • Cada representación, cada impresión que se te presenta debe estar sujeta a la crítica, a tu diálogo interno y el juicio que enuncias respecto a ella no le agregues nada subjetivo. Solo así estarás disponible a dar tu consentimiento a un juicio verdadero. El bien y el mal solo se encuentra en tu facultad de juicio. Sé objetivo. Cuestiona todo lo que te llegue. No creas nada sin ser puesto a prueba. No le agregues nada a la información.
  • La esencia de la humanidad consiste en la razón, el principio de libertad y el poder de elección.
  • Cada impulso y cada deseo tienen su base y origen en un juicio. Es una función de su discurso interno que el alma siente determinado impulso para actuar, o una determinada disposición interna de deseo.
    Por esto, ten cuidado con lo que permites en tu mente. Cada impulso y deseo se basa en tus opiniones internas. Recuerda que eres el promedio de las cinco personas con quienes más te relacionas. Bloquea todo aquello negativo, en el primer momento que lleguen a ti, no le permitas que se alojen en tu mente.
  • Solo desea el bien moral, lo cual depende de ti; solo rechaza el mal moral, lo cual depende de ti; para todo lo demás, lo aceptas con amor porque es obra del Destino o de Dios.
  • Epicteto dijo que “la tarea del filósofo es:
    • Adaptar su propia voluntad a los eventos.
    • Así ningún evento ocurrirá cuando él no quería que ocurriera.
    • Así tampoco ningún evento no ocurrirá cuando él quería que sucediera.

    Adáptate a todos los eventos. Amor Fati. Así nada pasará que no querías que pasara. Nada no pasará que querías que pasara. No desees nada fuera de ti. Así no te frustras por tus deseos, ni experimentas lo que rechazas.

  • Para dominar tus deseos y acciones, debes dominar tu juicio, tu opinión interna sobre las cosas externas. Esa representación que creas, esa impresión sobre algo, es lo que crea el deseo y luego las acciones. Es un aprendizaje en conjunto: domina tus pensamientos, desde la primera vez, no permitas nada falso en tu mente. De aquí saldrán tus deseos y acciones.
  • La disciplina del Deseo consiste no en solo aceptar lo que pasa, sino también en contemplar con admiración el trabajo de Dios o la Naturaleza. Amor Fati, no te quejes de nada. Lo que llega o se va, agradécelo, no tienes otra opción. Aprecia todo lo que ves u ocurre con fascinación.
  • Como Sócrates solía decir que una vida sin examinar no vale la pena vivirla, nosotros no debemos aceptar una representación sin examinar.
  • Nunca aceptes nada sin analizar, sobre todo tus opiniones internas.
  • Es indispensable aprender lo más pronto posible a cómo criticar nuestras propias representaciones, y cómo dar nuestro consentimiento sólo a aquellas que son adecuadas.
  • Una representación objetiva o adecuada es aquella que corresponde exactamente con la realidad, lo que significa que ella genera dentro de nosotros un discurso interno el cual describe de manera pura y simple un evento, sin añadirle ningún juicio subjetivo.
  • No le agregues nada a la información que recibes. Enfócate en la realidad, no utilices sustantivos ni adjetivos, no le agregues tu opinión a lo que ocurre.
  • Las cosas externas no entran a tu cuerpo por sí solas, eres tu quien le abre la puerta y dejas que esa representación te afecte si tu discurso interno así lo hace. Tienes el poder de bloquear eso, nada afecta tu mente que no lo permitas, solo tu mismo.
  • Lo bueno y lo malo solo se encuentra en tus elecciones, tus libertades, tus juicios. Todo lo demás es indiferente. Si te molesta algo, es porque has olvidado esto.
  • Recuerda que hay dos tipos de cosas indiferentes:
    • Las Indiferentes Preferidas, como la buena salud, la riqueza y la buena dicha.
    • Las Indiferentes No Preferidas, como la enfermedad, la pobreza y la desdicha.
  • Epicteto: “No te digas que las cosas indiferentes son necesarias para ti, y ellas no lo serán.” (IV, I, 110). Controla tus pensamientos, mejora tu vida.
  • No eres el cuerpo que utilizas ni el aire vital que le da vida. Esto fue impuesto a ti por la Naturaleza, por el Destino, por Dios. Independiente de tu voluntad. Eso no te pertenece. Lo único que te pertenece es tu razonamiento y tu capacidad de elección.
  • Límites para entender quién o qué eres:
    1. Sobre los demás: deja el chisme, no hables ni critiques a los demás, a menos que sea por el bien común. Tienes cosas más importantes que hacer, ¿o no?
    2. Sobre el pasado y el futuro: están fuera de tu control, no son buenos ni malos, son indiferentes. Recuerda ser indiferente con lo indiferente.
    3. Sobre las emociones involuntarias: razona toda impresión que recibas, no te dejes dominar por la primera impresión que tengas. El sabio no se deja dominar por sus emociones. Las analiza, no las acepta como una realidad, es objetivo. Ten presente que siempre serás sensible a sentir emociones involuntarias, no podrás controlarlas, lo que si puedes y debes aprender a controlar, es tu juicio respecto a lo que sucede.
    4. Desea todo lo que ocurre. Amor Fati: aprende a desear solo aquello que ocurre, aprende a rechazar solo aquello que no ocurre. Desea actuar con bien moral, desea ser un virtuoso. Rechaza actuar con mal moral, rechaza tus vicios.
  • Para delimitar quién eres, practica:
    1. Disciplina del Consentimiento: razona toda impresión, sé objetivo.
    2. Disciplina del Deseo: reconoce lo que depende de ti, lo indiferente preferido y lo indiferente no preferido.
    3. Disciplina de la Acción: actúa por el bien común, por la justicia.
  • Solo cuando estás activo, eres tu mismo y eres libre. Solo puedes estar activo en el presente. Solo el presente es tuyo, y el presente es todo lo que vives.
  • Nadie puede quitarte la libertad de elegir; lo que sea que te esté ocurriendo, enfermedad, pobreza, hambre, puedes rechazar verlas como cosas desafortunadas, nadie te puede impedir eso. Tienes la capacidad de elegir tus pensamientos.
  • Heredado de Sócrates, el Intelectualismo Estoico proclama que toda virtud es una clase de conocimiento, y todo vicio es ignorancia. Platón: “cada alma está privada de la verdad involuntariamente.” Epicteto: “todo error implica una contradicción, porque aquel que erra no lo deseaba, deseaba el éxito, entonces es obvio que no está haciendo lo que desea.”
  • La Disciplina del Deseo consiste en no desear cualquier cosa contraria a lo que te trajo el Destino. Consiste en querer hacer aquello que tu propia naturaleza quiere que haga.
  • Solo el presente está en tu poder, simplemente porque lo único que vives es el momento presente. El presente es real y tiene valor, solo si te enfocas en el.
  • No crees ansiedad al pensar en todas las cosas que pueden suceder. Mejor, cuando cada una de ellas ocurra, pregúntate: “¿qué hay respecto a esta situación que es insoportable?” Estarás avergonzado si contestas de manera afirmativa. Delimita el presente al definirlo y aislarlo, así lo reduces a tal tamaño, que tu poder de reflexión se sentirá avergonzado por no poder soportar tan pequeño y aislado evento.
    Este ejercicio es lo mismo que dividir en sub-metas alguna meta, pero aplicado a situaciones incómodas, que al ser subdivididas en partes tan pequeñas e insignificantes, le daría vergüenza a cualquier persona con capacidad de razonamiento. Esto sirve para ganar auto-control, al dividir hasta sus partes más pequeñas todo aquello por lo que tengas apego. Dominarás tus impulsos y deseos hacia ese objeto al hacer esto.
  • Al pensar en tu propia muerte, confieres seriedad, valor infinito y esplendor a cada instante presente de la vida. “Realizar cada acción de la vida como si fuese la última,” significa vivir el momento presente con tal intensidad y con tal amor, que en un sentido, una vida entera es contenida y completa dentro de ella misma. Vive con amor, intensidad y vigor cada momento. Disfruta cada instante como el último.
  • La mayoría de las personas no están vivas, porque no viven en el presente, se pasan la mayor parte de su tiempo fuera de sí mismas. Ellos no saben que el presente es el único punto en el cual ellos son realmente ellos y libres. El presente es el único punto en el que, gracias a tus acciones y tu consciencia, te da acceso a la totalidad del mundo.
  • La característica propia del hombre bueno es amar y recibir con alegría todos esos eventos que él encuentra y que están conectados a él por el Destino. Sé agradecido y ama todo lo que te ocurra. Solo desea y rechaza lo que depende de ti. Solo desea lo que ocurra, solo rechaza lo que no ocurra.
  • Marco Aurelio: “¿Entonces algo te ocurrió? Bien! Todo evento que te encuentras ha sido conectado a ti por el Destino.” Fíjate que si estás enfermo, o perdiste a tu hijo, o eres víctima de un accidente, es todo el Cosmos que está implicado en el evento. Recuerda que no hay nada bueno ni malo externo a ti, estos eventos son cosas del Destino, lo que sea que pase, BIEN! Búscale el lado positivo y aprende algo.
  • Indiferencia no significa ser frío. Por el contrario: dado que un evento es la expresión del amor que tiene el Todo por sí mismo, y porque es útil y determinado por el Todo, tú también debes amarlo. Ser indiferente a las cosas indiferentes (las cosas que no dependen de ti) de hecho significa no hacer diferencias entre ellas, significa amarlas por igual, así como la Naturaleza o el Todo las produce con igual amor. Todo viene del Todo, de la Naturaleza o de Dios, por eso debes amarlo por igual. Ama todo lo que no depende de ti; si ocurrió, fue porque el Destino, Dios, o la Naturaleza así lo tenía planeado. Lo que ocurre, pertenece al Todo, y es por tanto necesario. Lo aceptas, lo amas.
  • Epicteto: “no busques que las cosas pasen de la forma que quieres, mejor desea que lo que pase, pase de la forma que pasa, así serás feliz.” Solo desea que lo que pase, pase de la forma que pase.
  • Nietzsche: “el nivel más alto que un filósofo puede lograr: es tener una actitud dionisíaca respecto a la existencia. Mi fórmula para eso es Amor Fati.” Acepta con amor toda la existencia. Maravíllate con todo de manera espontánea y emocional. Disfruta el presente.
  • Cada día di: “he completado mi vida y he obtenido todo lo que podía haber esperado de ella. Esto es lo que me permite morir en paz.” Vive cada día como si fuese el último, algún día estarás en lo cierto. Lo importante de esto es que disfrutes de verdadera felicidad en el momento presente.
  • Wittgenstein: “si entendemos por eternidad no una infinita duración de tiempo, sino una falta de temporalidad, entonces aquel que vive en el presente, vive eternamente.”
  • Séneca: “sin importar la hipótesis que aceptas, ya sea Dios o la Evolución, debemos filosofar: eso es, debemos amorosamente rendirnos a la voluntad de Dios, u orgullosamente rendirnos a la voluntad de la Evolución.” Sin importar tu creencia, acepta con amor lo que sea que te ocurra.
  • La razón por la que piensas que un accidente no puede ser el trabajo de una Providencia Benevolente es porque te está ocurriendo a ti, es presente a ti, y es percibido por ti, o porque lo representas a ti mismo como repugnante o terrible. Entonces, te puedes rebelar, criticar la Razón Universal, la Naturaleza, Dios, y rechazar aceptarlo. Consecuentemente, la Disciplina del Deseo consiste en rectificar estos juicios falsos, al descubrir que los eventos en cuestión de hecho son el resultado de la benevolencia de la Naturaleza, aunque sin haber sido influenciados directamente por ella. Los fenómenos naturales no escogen y eligen entre los individuos. Precisamente porque la Providencia Estoica es racional, no es omnipotente. Dios, la Naturaleza, el Destino, la Evolución no son omnipotentes. Si así fuese, nada natural afectase a ningún ser vivo. La Naturaleza creó todo y las cosas que ocurren, son consecuencias de la creación.
  • Sin importar la razón de la creación o la causa, quién gobierna el Universo, debes amar todo lo que ocurre. Por ejemplo:
    • Si crees en el Destino, aplica Amor Fati.
    • Si crees en algún Dios, sé bueno para que recibas ayuda Divina.
    • Si crees en el caos, conténtate que en este mundo loco, aún tienes una inteligencia que te guía.
  • Marco Aurelio (V, 8): “la frase: “Asclepius le ordenó que practicara duchas frías, caminar descalzo y montar caballo,” es análoga a esta otra: “la Naturaleza, el Destino o Dios le ordenó enfermedad, deformidad, una pérdida o algo semejante.” En la primera frase, “ordenó,” significa “que le prescribieron algo que correspondía al estado de su salud.” En la segunda frase, cada evento que le ocurre ha cada persona a sido asignado por la Providencia… Entonces, aceptemos estos eventos, así como aceptamos las “órdenes” de Asclepius.”
  • La tarea de la Disciplina del Deseo es denunciar falsos valores. Al ser objetivo, al reducir todas las cosas a sus partes, excepto por las virtudes, ves las cosas como son. No sobrevaloras la comida, viviendas, o carros. También aplica a la fama, riquezas, personas que se creen importantes, la vida, la muerte.
  • Séneca: “la vida no está hecha para almas delicadas.” Ni te sorprendas ni te quejes de nada. No seas débil. Ten resiliencia, resistencia, persistencia.
  • Familiaridad con la Naturaleza es una de las aptitudes fundamentales de aquel que practica la Disciplina del Deseo. Todo lo que ocurre proviene del mismo lugar: la Naturaleza. Aprende a ver la belleza en cada creación. El sucio, lodo, espinas o veneno, vienen de la misma fuente que las flores, el mar, el cielo. No hay diferencias entre ellas, todo es igualmente natural.
  • Cuando ves tu vida desde lo más alto, te das cuenta que belleza hay en todo, pero tan bien ves qué tan insignificantes son esas cosas que deseas o tienes. Recuerda lo diminuto en tiempo y tamaño que son los eventos humanos, respecto al tiempo y tamaño del Universo.
  • Mirar las cosas desde lo más alto, practicar visión espacial, significa mirar los eventos humanos desde el punto de vista de la muerte. Solo este punto de vista puede darte el desapego, elevación y la distancia que son indispensables para que puedas ver las cosas como realmente son. Piensa que es tu día final, pregúntate: ¿tiene esto importancia? Casi todo carece de importancia desde este punto de vista. Así te enfocas en lo importante.
  • ¿Estás obsesionado con la gloria, la fama, el lujo, el poder? Estos son valores falsos. Haz lo que tienes que hacer, cumple con tu función como ser humano, tu misión: ayudar a los demás. Pero no persiguiendo estos falsos valores. ¿Por qué quieres que te recuerden personas que no siquiera conoces? Personas que ni siquiera se conocen a sí mismas…
  • Marco Aurelio: “¿existe en la vida humana algo más valioso que la Justicia, la Verdad, la Templanza o el Coraje?” La única grandeza en la vida terrenal, pero también la única alegría, es la pureza de la intención moral.
  • Tu mismo tienes la capacidad de transformarte, pasar a un estado mental más elevado, al darte cuenta que tienes la capacidad de razonamiento y elección:
    • Pasar de la Necesidad a la Libertad, significa que lo que un día entiendes como una necesidad, al darte cuenta de tu capacidad de elegir, pasas a ser libre al entender que realmente no era una necesidad.
    • De la Libertad a la Moralidad. Ya estando libre de esas supuestas necesidades, tienes ahora la capacidad de elegir una vida moralmente buena, lo cual es lo más importante para los humanos.
  • Marco Aurelio (XII, 20): “no hagas nada aleatorio. Nada que no esté relacionado con alguna meta. No hagas nada que no tenga como meta el servir a los demás.”
  • Entrégate con toda tu alma a lo que hagas. Analiza todas tus acciones y que tengan como meta la Justicia o el Bien de la Humanidad. No quieras hacer un millón de cosas aleatorias. Mejor haz una sola y analiza todos sus ángulos. Esto es la Seriedad de la Acción. Ten disciplina. Lleva tu vida de acuerdo a tu filosofía de vida.
  • Recuerda que tu muerte llegará, no pierdas tiempo en cosas sin sentido. Entrégate con todo tu ser, al pensar en tu muerte, cada acción que haces la analizas y te entregas a ella. Memento Mori.
  • Además de no hacer muchas cosas a la vez, las cosas que sí decides hacer deben ser aquellas por el bien común. Elimina tus acciones y palabras innecesarias, también las representaciones innecesarias. Esto te traerá serenidad.
  • Si te das cuenta del valor del instante más pequeño, y si consideras tus acciones presentes como las últimas de tu vida, ¿cómo podrás desperdiciar el tiempo en actos fútiles y sin sentido?
  • El bien moral se encuentra dentro del humano y las cosas que dependen de él: pensamiento, acción y deseo; y ese pensamiento, acción y deseo debe querer estar alineado con la Razón Universal, Dios. La felicidad solo se encuentra en el bien moral.
  • No tienes que decirle a los demás lo que eres, demuéstralo con tus acciones: sé honesto, justo, prudente, valiente, disciplinado, humilde, veraz, alegre, motivador, enérgico, ama todo, no te quejes por nada.
  • Sé flexible con tus decisiones, recuerda que eventos externos pueden impedir o entorpecer tu acción, y al mismo tiempo mantente firme en tu decisión, pero abierto a que puedes modificarlas con el fin de adecuarse a lo que ocurre. Tu meta no cambia, solo la forma o momento puede ser cambiada. Utiliza condicionantes: “voy a hacer “x”, si tengo la disponibilidad de tiempo y nada entorpece mi acción.” Cuando ocurra algo que altere tu plan, lo aceptarás más fácil, ya que lo habías previsto. Las cosas que más te afectan son las imprevistas, las sorpresas.
  • Séneca: “el sabio no cambia su decisión, si todo se mantiene como era cuando tomó la decisión. Sin embargo, todo lo toma con una “cláusula de reserva.” En sus decisiones más firmes, el permite eventos inciertos.”
    Marco Aurelio: “firme perseverancia en las decisiones que fueron tomadas luego de una reflexión madura.” Debes hacer todo lo que está en tu poder para lograr tus metas, pero lo más importante son esas acciones que hagas, no la meta en sí. El verdadero valor está en el proceso, no en el resultado. Así se vive en el momento presente. Las metas externas a ti no dependen 100% de ti, por lo tanto, no te pertenecen. Salen de tu círculo de control. Trata de internalizar tus metas. Claro, siempre habrán metas externas a ti, para éstas, aplica Amor Fati y da lo mejor de ti.
  • El obstáculo es el camino. No importa lo que ocurra, lo que sea se vuelve parte del camino, tu intención es lo que no cambia, puedes modificar tus acciones para ajustarlas a la nueva condición pero tu disposición de lograr algo continúa.
  • Cualquier cosa que pase, que impida tu acción, te sirve para practicar el Amor Fati, la Disciplina del Deseo y tu fuerza de Voluntad. Lo aceptas, lo amas y te transformas adaptándote a lo nuevo.
  • Séneca: “el benefactor no debe considerar que la persona que recibe sus beneficios está en deuda con él.”
    Marco Aurelio: “lo que es bueno para el Todo es bueno para las partes. Si aún no entiendes que eres un miembro del cuerpo hecho por seres racionales: entonces no amas a los seres humanos desde lo más profundo de tu corazón; aún no te regocijas pura y simplemente al hacer el bien, y, además, solo haces el bien por las apariencias.” La virtud es su propia premio.
  • Una acción genuinamente buena debe ser espontánea y sin considerar, como instinto animal. Debe venir sin esfuerzo, de ti mismo, la consciencia perturba la pureza del acto. Estar consciente de hacer el bien significa asumir una actitud (sentir placer por la misma) y no dedicarle toda tu energía al acto en sí. Este nivel se alcanza con la práctica, la repetición de actos buenos hacen que sean algo natural en ti. Los hábitos llegan a formar virtudes de esta manera.
  • Los golpes que no son inesperados, sino previstos, te golpean menos duro y te hieren menos profundamente, que aquellos que te golpean de forma inesperada. Recuerda que existe la posibilidad de que algo obstaculice tu plan, tienes que pensar de antemano todo lo que puede ocurrir, para eliminar la sorpresa. Al sabio nada le ocurre por sorpresa.
  • Séneca: “un alma obsesionada con el futuro es miserable en efecto; es infeliz incluso antes de cualquier evento desafortunado.” Cuando ocurren eventos desafortunados, si te concentras en el presente y circunscribes los eventos al momento cuando ocurren, será más fácil soportarlos un instante a la vez. Las cosas desafortunadas que piensas que pueden pasar, no son realmente desafortunadas. Solo en el presente existen las cosas desafortunadas o no. En el futuro solo es imaginación.
  • Recuerda el Dogma Estoico; te permitirá comprender que sin importar las dificultades, obstáculos, juicios y sufrimientos que puedan pasarte, no son males, ya que no dependen de ti y caen fuera del campo de la moralidad.
  • Ejercicio de anticipación racional:
    1. Practica confrontar mentalmente las pruebas futuras que te puedan suceder, así no te tomarán de sorpresa.
    2. Te acostumbrarás a mantenerte libre internamente respecto a lo que puede estar más allá de tu control en tu día a día.

    Esto se puede ver como una “contemplación de eventos catastróficos.” Al ser objetivo, practicas no permitir que las falsas representaciones de lo que sucede te afecten, te enfocas en lo que controlas y si ocurren, sería menos fuerte, al ya haberlas contemplado de manera racional.

  • Dicotomía de la Acción: debe existir la serenidad del sabio, que no le afectan las situaciones dramáticas, sólo acepta la realidad como es; y la preocupación de un hombre de acción, quien persigue cualquier acción que ha tomado, a pesar de todos los obstáculos y dificultades, adaptando sus acciones a las circunstancias actuales, aunque siempre consciente de su meta: Justicia y el servicio de la comunidad humana.
  • Ayuda a los demás sin importar que le den valor a las cosas indiferentes. Ayúdalos dentro de lo posible. Pero no te dejes llevar por su representación acerca de aquello indiferente. Tampoco sientas lástima, como si lo que le pasa es una verdadera ocurrencia desafortunada.
  • Herodian: “riqueza del alma, estaba en los ojos de Marco Aurelio a la hora de casas a sus hijas, la única riqueza genuina, apropiada e inalienable.”
  • Cuando alguien se equivoca, recuerda que fue por ignorancia, que fue en contra de su voluntad. Perdónalo, no sabe lo que hacía. Mantente sereno siempre y utiliza distintos métodos para ayudar a los demás a estar en el camino correcto. Si no logras ayudar al infractor, practica entonces la paciencia, tolerancia y perdón. Si has de enojarte con alguien, sería contigo por tu incapacidad de ayudarles.
  • Actúa con gentileza siempre. Es mejor para lograr el Bien Común. No te enojes con nadie, mantente gentil. Recuerda, sin embargo, que hay personas que no cambian, que no se dejan persuadir. Tu trabajo es mantenerte gentil, pero firme.
  • Las virtudes:
    1. Prudencia: es la ciencia de lo que se debería hacer o no.
    2. Justicia: es la ciencia de lo que se debería distribuir o no.
    3. Coraje: es la ciencia de lo que se debería tolerar o no.
    4. Templanza: es la ciencia de lo que se debería elegir o no.
  • Las tres Disciplinas y las tres Virtudes:
    1. Disciplina de la Acción: indica ayudar al prójimo. Justicia.
    2. Disciplina del Consentimiento: indica a distinguir entre la verdad y la falsedad. Prudencia.
    3. Disciplina del Deseo: indica aceptar el Destino. Templanza.
  • Séneca: “el efecto de la sabiduría es una alegría continua… y solo el fuerte, el justo, y el disciplinado puede poseer esta alegría.” Los seres vivos experimentan alegría cuando realizan la función para la que fueron hechos y actúan de acuerdo a su naturaleza: ser justos, valientes, disciplinados y prudentes.
  • Séneca: “el placer no es la recompensa por una virtud, tampoco su causa, es algo añadido a ella. La virtud no es elegida porque causa placer; pero si es elegida, causa placer. La alegría que surge de la virtud… como felicidad y tranquilidad… son consecuencias del mayor bien, pero no lo constituyen.” La alegría no es la meta de las acciones virtuosas. La virtud no espera nada a cambio. Ella misma es su propia recompensa. Esta alegría llega como un extra al ser virtuoso y actuar conforme a la Naturaleza.
  • La alegría se basa en el reconocimiento del valor único de la sola cosa necesaria que puede existir en el mundo humano: la pureza de las intenciones morales. No podrás encontrar, de acuerdo con Marco Aurelio, “en la vida humana, un bien superior a la justicia, la verdad, la templanza y la fuerza.”
  • Marco Aurelio: “¿hacia cuál meta estoy utilizando mi alma en este momento? Pregúntate esto en cada circunstancia.” Buena pregunta para tratar de hacer cosas con sentido o parar cuando te encuentres que no la estás haciendo.
  • Es extremadamente difícil transformar a las masas humanas, cambiar los valores que les fascinan, y las opiniones que causan sus actos; o hacer filósofos de ellos. A menos que alguien transforme su manera de ver las cosas, cambiar completamente la vida moral de cada individuo, cualquier reforma impuesta sin su consentimiento los sumergirá en la esclavitud “de las personas que gimen al pretender obedecer.”
  • Un Estoico, es aquella persona que cada pensamiento, cada deseo, y cada acción estaría guiada por la Razón Universal. Si el mundo es ordenado o caótico, depende de ti ser racional y coherente contigo mismo.
  • Immanuel Kant: “actúa sólo de acuerdo a la máxima que es tal que tú puedes desear, al mismo tiempo, que se convierta en una ley universal. Actúa como si la máxima de tu acción fuera, por tu voluntad, a ser erecta como una ley universal.”
  • El propósito de tu vida es vivir en completa conciencia y lucidez; darle a cada uno de tus instantes la máxima intensidad; y darle sentido a tu vida completa.

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s