The Subtle Art of Not Giving a F*ck – por Mark Manson

NotGivingaFuck

El título del libro en español sería algo como: El Sutil Arte de No Dar Importancia. Mark tiene un estilo muy peculiar de expresarse. Sencillo de entender. Sin rodeos. Me gustó el desarrollo del libro, fue fácil de leer. Noté algunas de sus influencias mientras leía: Filosofía Estoica mezclado con Fight Club. Tiene algunas ideas interesantes para poner en práctica al instante.

Idioma original: Inglés
Fecha leído: Mayo 2017
Recomendación: 8.5/10
Mira mi lista de libros

Mis notas

Desear una experiencia positiva es una experiencia negativa; aceptar una experiencia negativa es una experiencia positiva. El filósofo Alan Watts se refería a esto como la “ley del esfuerzo invertido”.

Lo interesante acerca de la ley es que es llamada “esfuerzo invertido” por una razón: no dar importancia funciona en reversa. Si perseguir lo positivo es algo negativo, entonces perseguir lo negativo genera lo positivo. Por ejemplo, ser abierto con tus inseguridades paradójicamente te hace tener más confianza y carisma con otras personas.

Cuando le das importancia a todos y todo, sentirás que perpetuamente tienes el derecho de estar cómodo y feliz en todo momento, que todo está supuesto a ser exactamente de la manera que tu quieres que sea. Esto es enfermizo. Y te comerá vivo. Verás cada adversidad como una injusticia, cada reto como un fracaso, cada inconveniente como un insulto personal, cada desacuerdo como una traición.

No dar importancia no significa ser indiferente; significa estar cómodo con ser diferente.

Para no darle importancia a la adversidad, primero tienes que darle importancia a algo más importante que la adversidad.

Si te das cuenta o no, siempre estás eligiendo a qué darle importancia.

Cuando maduramos, ya no necesitamos darle importancia a todo. La vida es lo que es. La aceptamos con todos sus defectos. Nos damos cuenta que nunca vamos a curar el cáncer o ir a la Luna. Y eso está bien. La vida sigue. Ahora nos reservamos a qué darle importancia para las partes de nuestras vidas que más merecen darle importancia: nuestra familia, nuestros mejores amigos, nuestro swing de golf. Y, sorpresivamente, esto es suficiente.

Cuando estás cómodo con toda la porquería que la vida te tira, te vuelves invencible en una manera espiritual. Después de todo, la única manera de superar el dolor es primero aprender a cómo soportarlo.

La felicidad no es una equación solucionable. La insatisfacción y el malestar son partes esenciales de la naturaleza humana, y componentes necesarios para crear felicidad consistente.

La solución de un problema es simplemente la creación del siguiente.

No esperes una vida sin problemas. Eso no es posible. En cambio, espera una vida llena de buenos problemas.

La felicidad resulta de resolver problemas. La palabra clave aquí es resolver. Si estás evitando problemas o sientes que no tienes ningún problema, entonces te harás a ti mismo miserable.

La felicidad es un constante trabajo en progreso, porque resolver problemas es un trabajo en progreso constante. Las soluciones a los problemas de hoy serán la base de los problemas de mañana. Felicidad real ocurre solo cuando encuentras los problemas que tú disfrutas tener y disfrutas resolver.

Las personas niegan y acusan a otras personas de sus problemas por la sencilla razón de que es fácil y se siente bien, mientras que resolver problemas es difícil y a menudo se siente mal. Formas de culpas y negación nos dan una rápida satisfacción.

Esas satisfacciones también generan adicción. Mientras más dependes de ellas para sentirte bien acerca de tus problemas subyacentes, más las buscarás.

Cuando sientes alguna emoción negativa, es porque estás supuesto a hacer algo. Las emociones positivas, en cambio, son premios por tomar la acción adecuada.

La toma de decisiones basada en intuición emocional, sin la ayuda de la razón para mantenerla en línea, casi siempre es terrible.

Lo que sea que nos hace feliz hoy no nos hará feliz mañana, porque nuestra biología siempre necesita algo más. Una fijación en felicidad inevitablemente resulta en una búsqueda sin fin de ese algo más, como una nueva casa, una nueva relación, otro hijo, otro aumento salarial.

Ama los procesos, no los resultados. Si solo queremos el premio final y no valoramos el esfuerzo para lograrlo, tendremos nada al final.

La verdadera medida de la autoestima no es cómo una persona se siente acerca de sus experiencias positivas, sino, cómo se siente acerca de sus experiencias negativas.

Cuando sientes que tienes un problema personal, recuerda que no eres único. Es probable que millones de personas tuvieron ese mismo problema en el pasado, lo tienen ahora, y lo tendrán en el futuro.

Las personas que se vuelven grandiosas en algo, lo logran porque entienden que ellos aún no son grandiosos (ellos son mediocres, son personas promedio), y que ellos pueden ser mucho mejor de lo que son.

Si el sufrimiento es inevitable, si nuestros problemas en la vida son inevitables, entonces la pregunta que debemos hacer no es Cómo paro yo de sufrir? sino Por qué estoy sufriendo, con qué propósito?

Nuestros valores determinan la naturaleza de nuestros problemas, y la naturaleza de nuestros problemas determinan la calidad de nuestras vidas.

Si quieres cambiar la forma como ves tus problemas, debes cambiar lo que valoras y/o cómo mides el éxito y el fracaso.

El placer es un dios falso. Las personas que concentran su energía en placeres superficiales terminan más ansiosos, más inestables emocionalmente, y más deprimidos. El placer es la forma más superficial de satisfacción con la vida y por ende la más facil de obtener y la más facil de perder.

Hay una simple realización desde la cual todo mejoramiento y crecimiento personal nace. Esta realización es que nosotros, individualmente, somos responsables de todo en nuestras vidas, sin importar las circunstancias externas.

Nosotros podemos ser realmente exitosos en algo solo si estamos dispuestos a fracasar también. Si no estamos dispuestos a fracasar, entonces no estamos dispuestos a triunfar.

Es el crecimiento personal lo que genera felicidad, no una larga lista de logros arbitrarios.

La única forma de lograr significado y un sentido de importancia en nuestras vidas, es a través del rechazo de alternativas, un estrechamiento de la libertad, comprometerse con un lugar, una creencia, o una persona.

El compromiso te da libertad porque ya no estás distraído por cosas frívolas y sin importancia. El compromiso te permite concentrarte en tus metas más importantes y lograr un mayor grado de éxito.

Cuando ignoramos que el día de nuestra muerte llegará, lo superficial parece importante, y lo importante parece superficial.

© 2017, Erwin Pérez

 

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s