A Guide to the Good Life – por William Irvine

Libro sobre Estoicismo aplicado a la vida actual. Pensaba que tendría mayor profundidad, un poco simplista me pareció. Es muy bueno para aquel que desea iniciar su aprendizaje sobre el Estoicismo. En mi caso, al leerlo luego de The Inner Citadel, fue un abuso de mi parte!

Idioma versión: Inglés

Fecha leído: Enero 2018
Recomendación: 8/10
Mira mi lista de libros

Mis notas

  • Si no practicas una filosofía de vida, corres el riesgo de que pasarás tus días persiguiendo cosas sin valor, y por lo tanto, desperdiciando tu vida.
  • Los humanos son infelices, en gran medida, porque son insaciables. Son infelices cuando detectan un deseo sin realizar. El problema es, que cuando satisfacen ese deseo por algo, se adaptan a ello y dejan de desearlo o ya no lo encuentran tan deseable como antes. Esto es “adaptación hedonística.”
  • De acuerdo con Epicteto, tu deseo primario debe ser desear no frustrarte por los siguientes deseos que no podrás satisfacer.
  • Internaliza tus metas para que mantengas tu tranquilidad. Tu meta debe ser dar lo mejor de ti, no cambiar el mundo. Enfócate en lo que puedes controlar total o parcialmente.
  • Al practicar incomodidad voluntaria, nos endurecemos en contra de los eventos desafortunados que nos pueden caer en el futuro. Esta es la manera de entrenar el coraje. Nos ayuda a apreciar lo que tenemos. Aumentamos nuestra zona de confort.
  • Cuando capturas placeres intensos, te vuelves su presa, y mientras más placeres capturas, a más personas tendrás que servirles. Si no tienes auto-control, serás distraído por los placeres de la vida, y en ese estado distraído, es más difícil lograr las metas de tu filosofía de vida. Si no resistes los placeres, serás un títere de ellos, y pasarás tu vida quejándote de hoy o lamentándote del mañana.
  • Diógenes: “la más importante de las batallas de una persona, es en contra de los placeres.”
  • A través de la historia, aquellos que han pensado cuidadosamente respecto al deseo, han llegado a la conclusión, que pasar el día trabajando para obtener lo que sea que deseamos, es improbable que nos traerá felicidad o tranquilidad. De acuerdo con Marco Aurelio, hacer su deber social, le ofrecía la mejor oportunidad para tener una buena vida.
  • Séneca: “la rabia es locura de corta duración. Ninguna plaga le ha costado más a la raza humana.” El castigo debe ser una expresión de precaución, no de rabia.
  • Budismo: “pelea con tu tendencia de creer lo peor acerca de los demás y tu tendencia de saltar a conclusiones acerca de sus motivaciones. Tu rabia dura más y te hace más daño que la causa.”
  • Dos sentimientos opuestos no pueden coexistir en una mente al mismo tiempo.
  • Tu éxito puede ser visto por los demás mal, ya que si tienes éxito ellos lucen mal y están incómodos. Por esto, cuando dices o intentas algún desafío, ellos podrán ridiculizarte, predecir desastre y tratar de que te rindas. Ten cuidado con esto. No comentes tus planes hasta tanto no tener algo concreto. No cuentes tus ideas futuras, si vas a hablar, que sea de lo logrado.
  • Séneca: “al obtener riquezas, aprenderás a desear con mayor intensidad. El deseo por el lujo no es un deseo natural. Los deseos naturales, como el deseo de beber agua al tener sed, pueden ser satisfechos; los deseos antinaturales, no.
  • Musunius Rufus: “estarás mejor, si, en vez de trabajar duro para hacerte rico, trabajas duro para entrenar tu mente a estar satisfecha con lo que tiene; si, en vez de buscar fama, logras eliminar el deseo por la admiración de los demás; si, en vez de gastar tiempo tramando hacerle daño a aquellos que envidias, gastas ese tiempo en eliminar tu envidia; y si, en vez de matarte tratando de ser popular, trabajas para mantener y mejorar tus relaciones con aquellos que sabes que son verdaderos amigos.
  • La pregunta no es si una persona disciplinada y diligente puede tener una vida feliz y con sentido; la pregunta es si aquellos que les falta autocontrol y están convencidos de que nada es más grande que ellos pueden tener dicha vida.
  • La autodisciplina tiene valor, porque le da a todo aquel que la posee, la habilidad de determinar qué hacer con sus vidas.